viernes, 5 de julio de 2019

¿Tienes problemas hormonales? Conoce cinco alimentos que te ayudarán a equilibrar tu organismo


La alimentación es uno de los principales secretos para mantener la salud al día, dejando incluso al cuerpo libre de enfermedades. Si se tratase de problemas hormonales, no sería diferente: algunos alimentos colaboran - ¡y mucho! - para mantener los niveles más estables. A continuación, conoce 5 elementos que debes agregar a tu dieta si tienes problemas hormonales:

1) Brócoli

Rico en vitamina C y fibras alimentarias, el brócoli lucha contra problemas hormonales porque es supernutritivo y mantiene los niveles de estrógeno en su lugar. Es una excelente fuente de proteína, magnesio, calcio, hierro, beta-caroteno y zinc, y puede consumirse diariamente.

2) Yogur

Ya sea por el desayuno o la merienda de la tarde, el yogur, además de delicioso, es saludable. Reconocido por equilibrar la flora intestinal, también ayuda a acelerar el metabolismo y es rico en vitaminas del complejo B, que colaboran para regular las hormonas.
La almendra se encuentra entre los superalimentos más populares, ya que ofrece diversas ventajas para la salud

3) Almendra

Además de otros frutos secos, como nueces y castañas, la almendra se encuentra entre los superalimentos más populares, ya que ofrece diversas ventajas para la salud. Como gran fuente de nutrientes, contiene beta-sitosterol, una sustancia que equilibra los niveles de hormonas del cuerpo.

4) Papas

Las papas tienen la capacidad de suministrar energía de forma equilibrada. De esta forma, controla el exceso de azúcar en sangre, liberando poco a poco la glucosa, sin estimular demasiado la hormona insulina, además de mejorar el funcionamiento del intestino, ya que se enriquece con fibras.

5) Hojas verdes

Ricas en nutrientes superimportantes para la salud, las hojas verdes son fuentes de vitaminas, minerales y fibras. Así que cuanto más verde y oscuro sea, mejor. Estos son vegetales antioxidantes, excelentes para la estabilidad de las hormonas: espinacas, repollo, coles y cilantro.




jueves, 4 de julio de 2019

Dormir poco: 8 consecuencias para la salud y el bienestar


Dormir poco afecta a la salud. Es importante que entienda que cada persona tiene diferentes patrones de sueño, por lo que es necesario analizar caso por caso.

Las consecuencias según información de sancadilla.tv, el dormir poco pueden ser varias. Desde los daños a la productividad hasta los efectos negativos sobre la salud física y mental de la persona.

Es esencial que esté atento a la cantidad de horas de sueño diarias, así como a la calidad del sueño, para que pueda realizar, en caso necesario, cambios de hábitos positivos, con el fin de poner fin a las noches mal dormidas.

El sueño es muy importante para su bienestar y para que pueda realizar un buen trabajo en su vida cotidiana.

LA IMPORTANCIA DEL SUEÑO PARA SU SALUD Y BIENESTAR

Un día tiene 24 horas, y es esencial que algunas de esas horas se duerman. Cuando duerme, desconecta su cuerpo de sus preocupaciones y alcanza el estado más profundo de relajación.
Todos necesitamos esas horas diarias de descanso para reponer las energías gastadas durante el día. No solo hablamos de energía física, sino también de la mental.

Sabemos que no es fácil abordar las preocupaciones del trabajo o incluso algunos obstáculos que la vida puede causarle, pero es muy importante que entienda el sueño como una necesidad fisiológica (como la alimentación y la respiración, por ejemplo).

Dormir poco es un problema que afecta cada vez a más personas en Portugal. En un estudio realizado por la Sociedad Española de Neumología (SPP) y la Sociedad Portuguesa de Medicina del Trabajo (SPMT), a una muestra de 653 portugueses con edad igual o superior a 25 años, fue posible concluir que casi la mitad de los adultos con más de 25 años duerme menos de 6 horas por día.

Como podemos ver, se trata de un número considerable y, por tanto, es importante que todos conozcamos las consecuencias de dormir poco.

8 CONSECUENCIAS DE DORMIR POCO

Es un hecho que dormir poco puede tener consecuencias muy negativas para su salud física y mental.
Pero, ¿cuáles son las horas de sueño diarias recomendadas? Según la American Academy of Sleep Medicine, se recomienda al menos 7 horas de sueño al día para un adulto. Sin embargo, esta cifra puede cambiar cuando la persona en cuestión es un adulto joven, pasando a nueve horas de sueño diarias.

Cuando, por alguna razón, la gente no duerme bien, a menudo durante días consecutivos, es esencial que cambien algunos hábitos y rutinas para que puedan estabilizar su sueño de nuevo.

De lo contrario, algunas de las consecuencias de dormir poco pueden empezar a manifestarse. Hemos hecho una lista con varias consecuencias físicas y mentales que pueden ocurrir:

1. Ansiedad

A veces no puedes dormir porque te sientes ansioso por algo. Sin embargo, cuando esta ansiedad pasa de una situación ocasional a una rutina, es señal de que está entrando en un círculo vicioso.
Cuando no puede dormir, es natural que se sienta ansioso y esa ansiedad también será observada durante su día (es decir, en el trabajo y en casa). Como no ha dormido, la tendencia es a estar aún más ansioso durante el día. Cuando esto ocurra, debe pedir cita con su médico para que entienda lo que le hace sentir de esta forma y para resolver el problema lo antes posible.

2. Desviación de atención y pérdida de memoria

Es normal que al dormir poco durante varias semanas seguidas, empiece a sentir su rendimiento afectado a lo largo del día. Es decir, entonces aparecen las dificultades para estar adecuadamente concentrado y puede incluso tener alguna pérdida de memoria.

El cerebro consolida recuerdos mientras duerme. La memoria se construye en una secuencia específica del ciclo del sueño – en la fase de ondas lentas (sueño profundo) y en la fase REM, en la que soñamos. Al no dormir las horas suficientes, los recuerdos no están tan bien consolidados y esto hace que la persona sea más susceptible de olvidar las cosas.

Esta es una de las consecuencias a las que debe prestar mucha atención, porque, además de ser muy perjudicial en el trabajo y en casa, también puede poner en peligro su salud física (por ejemplo, cuando está conduciendo).

3. Aumenta el riesgo de accidentes

La privación del sueño es un factor presente en muchos accidentes de carretera, así como en algunos de los mayores desastres de la historia del mundo, especialmente en la historia de la aviación. Por ejemplo, los controladores de tránsito aéreo deben realizar turnos precisos para garantizar la máxima atención.

Dormir poco tiene resultados muy negativos en la carretera. La somnolencia puede reducir el tiempo de reacción hasta tal punto que se convierte en equivalente a conducir bajo los efectos del alcohol.

4. Descontrol emocional

Cuando no duermes, o cuando duermes poco, tu cerebro pierde el control bajo tus emociones, y al mismo tiempo hace que tus reacciones sean, a veces, totalmente inesperadas.

Las pequeñas situaciones a las que no prestaría ninguna atención en un día normal podrían ser motivo de un gran estrés en su cabeza. El descontrol emocional debido a la falta de descanso puede ser muy perjudicial para sus relaciones profesionales y personales.

5. Depresión

Unas pocas horas de sueño y trastornos del sueño pueden producir síntomas de depresión. Un estudio demuestra que hay una fuerte conexión entre dormir poco y depresión.

El insomnio, el trastorno de sueño más común, es lo más cercano a la depresión. De hecho, el insomnio es a menudo uno de los primeros signos de depresión. Estos dos problemas se alimentan el uno al otro, ya que la falta de horas de sueño agrava los síntomas de depresión y la depresión puede dar lugar a dificultades para dormir.

6. Mayor riesgo de contraer enfermedades

Las personas que duermen poco a largo plazo tienen más probabilidades de tener insomnio crónico, así como otros tipos de enfermedades como la diabetes, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares (insuficiencia cardiaca, infarto cerebral, alta presión arterial, altos niveles de colesterol, arritmias) y los problemas intestinales. La falta de sueño afecta al buen funcionamiento de su cuerpo, y es esencial que modifique sus rutinas para evitar este tipo de situaciones.

7. Cansancio físico

Como todos sabemos, dormir no cambia nuestra apariencia física. Mucha gente tiene la piel pálida y los ojos hinchados después de noches mal dormidas. Si esto es crónico, la piel se queda sin brillo, salen arrugas y ojeras.

Cuando se duerme poco, el organismo libera más hormonas de estrés (cortisol). Producir un exceso de cortisol hace que inhiba el colágeno, una proteína responsable de mantener la piel suave y elástica.
Cuando se trata de una situación prolongada, es natural que empiece a no poder ocultar los signos de cansancio que se manifiestan principalmente en la cara.

8. Aumento de peso

Dormir poco está relacionado con un aumento del apetito y posiblemente obesidad. Los estudios indican que las personas que duermen menos de seis horas al día tienen un 30% más de probabilidades de llegar a ser obesas que las personas que duermen entre siete y nueve horas al día.
La falta de horas de sueño también estimula el apetito, promoviendo la voluntad de consumir alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono.

Como puede ver, las consecuencias de dormir son pocas y es muy importante que en cuanto empiece a notar alguno de estos síntomas, visite a su médico. Hoy en día ya existen varias soluciones a las que puede recurrir para poder recuperar sus noches de sueño tranquilas.